El hoacín, un animal sorprendente - Diario CR
6 de febrero de 2023
El hoacín, un animal sorprendente
El hoacín, un animal sorprendente
Animales

El hoacín, un animal sorprendente


Por sus características físicas y comportamentales, el hoacín podría ser fácilmente calificado como el ave más extraña del planeta. Continúa leyendo estas líneas y descubre la razón por la que es conocido como la vaca entre las aves.

El hoacín, un animal sorprendente

Última actualización: 09 diciembre, 2022

El hoacín u Opisthocomus hoazin es un ave tan especial que es la única especie viva clasificada dentro de la familia taxonómica Opisthocomidae . Numerosos estudios han intentado relacionarla con otro grupo de aves como los galliformes, los gruiformes o los cucúlidos. Sin embargo, por sus características anatómicas y comportamentales tan únicas, han decidido otorgarle al hoacín su propia familia.

Habitante de las zonas pantanosas tropicales del Amazonas y del Orinoco en América del Sur, el hoacín, al igual que los animales rumiantes, fermenta su comida antes de ingresarla en su estómago. Continúa en este espacio y descubre a profundidad las características de este peculiar espécimen.

Características físicas del hoacín

En edad adulta, los hoacines machos alcanzan un tamaño promedio de 60 a 80 centímetros y las hembras entre 50 a 60 centímetros. Posee un cuerpo esbelto y ancho, un cuello largo y una cabeza pequeña. Su cara desprovista de plumas, es de una coloración azul intensa, mientras que sus ojos destacan por tener el iris rojo. Su cabeza está adornada por una larga cresta serrada en forma de abanico y de tonalidades castañas. En cuanto a sus extremidades, esta ave es anisodáctila, es decir, que tiene tres dedos hacia adelante y uno hacia atrás.

Por otra parte, aunque no es muy bueno volando, el hoacín se destaca por trepar árboles con facilidad y por ser un gran nadador. Finalmente, su canto se compone de varios sonidos estridentes y ruidosos que se asemejan a unos gruñidos.

Opisthocomus hoazin.

El ave rumiante

A diferencia de otro tipo de aves que poseen una dieta basada en varios tipos de alimentos, el hoacín se caracteriza por ser un animal estrictamente herbívoro. Su sistema digestivo, el cual es único entre las aves, evolucionó de tal manera que puede descomponer el material vegetal que ingiere en la naturaleza.

Gracias a que este particular animal posee bacterias anaeróbicas ubicadas en su buche, puede transformar fácilmente el polisacárido celulosa en glucosa. Es decir que, el hoacín utiliza el método de la fermentación bacteriana, tal y como lo hacen algunos rumiantes como las vacas para alimentarse.

Por otro lado, un dato bastante curioso es que esta ave solo consume dos tipos de plantas en su hábitat natural, el caladium y el filoendro. Además, por sus costumbres alimenticias, el hoacín posee un olor similar al estiércol, por lo que es conocida en algunos lugares como la “pava hedionda”.

Sus crías son un recuerdo de los dinosaurios

Catalogado como un fósil viviente, todo lo implicado en el proceso reproductivo del hoacín es bastante peculiar. Por un lado, al ser un animal gregario, construye sus nidos en pequeñas colonias, en donde existen varios ayudantes que colaboran con los padres en el proceso de incubación, alimentación y defensa de las crías.

Por otra parte, sus nidos construidos a base pequeñas ramas, son ubicados en árboles sobre el agua. En estos suelen colocar de 2 a 3 huevos por puesta y una vez eclosionan, los polluelos son alimentados a base de una pasta vegetal regurgitada por los padres.

De igual manera, estos polluelos conservan una característica muy llamativa que poseía un grupo de aves prehistóricas conocidas como Archaeopteryx. Tal particularidad es la presencia de dos garras en las puntas de cada ala que le ayudan a agarrarse de las ramas y trepar por ellas. No obstante, estas desaparecen durante su crecimiento hacia la etapa adulta.

Opisthocomus hoazin.

El hoacín llegó desde África

Como se describía anteriormente, numerosos estudios han intentado clasificar al hoacín en algún orden o grupo de aves existente. Sin embargo, al analizar sus características físicas, genéticas y comportamentales, se ha llegado a la conclusión de que es una especie única dentro del reino animal.

Hasta hace poco, el hoacín era el único miembro de la familia Opisthocomidae. No obstante, gracias a un reciente descubrimiento publicado en la revista Die Naturwissenschaften, se logró determinar que esta ave tiene un pariente ya extinto. Se trata de la especie Hoazinavis lacustris, un ave prehistórica que habitó la Tierra hace más de 20 millones de años. Su descubrimiento, a cargo de paleontólogos brasileros, franceses y alemanes, se dio en el estado de São Paulo, Brasil.

De igual manera, este documento expone una teoría bastante sólida acerca del origen del hoacín. De acuerdo con esta investigación, esta ave no es originaria de América del Sur, sino que emigró directamente desde el continente africano hace millones de años. Según este grupo de científicos, el hoacín cruzó este trayecto a bordo de pequeñas balsas formadas por restos de plantas e impulsadas por los vientos y mareas del Atlántico.

Sin lugar a duda, esta extravagante y particular especie podría ser catalogada como el ave más extraña del planeta. No obstante, recordemos que aún existen animales que siguen sin ser descubiertos con características iguales o más fascinantes que las del hoacín.

Te podría interesar…