El cárabo común: hábitat, características y reproducción - Diario CR
29 de enero de 2023
El cárabo común: hábitat, características y reproducción
El cárabo común: hábitat, características y reproducción
Animales

El cárabo común: hábitat, características y reproducción


Con una audición 10 veces más aguda que la del ser humano, el cárabo tiene la capacidad de detectar hasta el más mínimo movimiento de su presa. Descubre en el siguiente contenido sus aspectos más interesantes.

El cárabo común: hábitat, características y reproducción

Última actualización: 13 enero, 2023

Conocido popularmente como cárabo común, el Strix aluco es un animal rapaz perteneciente al orden de los estrigiformes, grupo que abarca a la mayoría de las aves nocturnas existentes. Su nombre científico se deriva del término griego strix que significa lechuza, y del latín ullucus, que corresponde a chillido.

Si bien todas las aves rapaces se caracterizan por tener excelentes herramientas para la caza, el cárabo común se destaca por su increíble capacidad visual y auditiva. Continúa leyendo estas líneas y conoce todo lo relacionado con este enigmático y asombroso animal.

Características del cárabo común

En su etapa adulta, el cárabo alcanza una longitud de 40 centímetros y un peso de hasta 600 gramos. La contextura de su cuerpo es maciza y circular, guardando proporciones similares con su cabeza. Su plumaje críptico puede presentarse de dos colores, rojizo o café grisáceo. Estos tonos predominan sobre el dorso del animal, pero se van diluyendo a nivel de su vientre.

Por otro lado, como todas las aves rapaces, posee dos grandes ojos ubicados en el centro de su cara, un pico fuerte y unas garras bastante afiladas. Además, su vuelo es silencioso e imperceptible gracias a la suavidad con la que están constituidas sus plumas. Entre otras cosas, en esta especie existe un marcado dimorfismo sexual. Por un lado, la hembra por lo general es de mayor tamaño, mientras que el macho tiene un canto más fuerte.

Strix aluco.

Capacidad visual

Dado que el cárabo es un ave de hábitos estrictamente nocturnos, su visión ha tenido que especializarse para identificar potenciales presas en la total oscuridad. Por tal razón, los ojos de este animal cuentan con alrededor de 56 000 bastones en cada mm2 de la retina, los cuales actúan como fotorreceptores encargados de percibir cualquier estímulo lumínico. Teniendo en cuenta que el ser humano apenas tiene 2000 por cada mm2 podríamos indicar que la visión nocturna de esta ave rapaz es bastante excepcional.

Por otra parte, gracias a que puede girar su cabeza casi por completo, el cárabo cuenta con una visión periférica de 360°. Sumado a esto, el gran tamaño de sus ojos y la gran apertura de su pupila, hacen de esta especie una de las más sensibles a cualquier espectro lumínico.

Sistema auditivo

Por si fuera poco, se considera que los oídos del cárabo son 10 veces más sensibles que los de cualquier ser humano. Y es que, al estar ubicados de manera asimétrica, es decir, uno más arriba que el otro, los sonidos emitidos desde abajo y desde arriba son mejor percibidos.

Además, al contar con un gran número de neuronas auditivas en ambos oídos, esta ave rapaz puede detectar hasta el más mínimo movimiento al estar simplemente posada sobre un árbol. Es tanto así, que el cárabo podría cazar y desplazarse utilizando únicamente su privilegiado sistema de audición.

Hábitat del cárabo común

El cárabo es un ave euroasiática, con una amplia distribución en territorios de Gran Bretaña, Siberia Occidental, Turquía, España, China, Corea y la India. Tiene preferencia por habitar bosques de coníferas, bosques caducifolios y sotos fluviales. Igualmente, en algunas zonas urbanas, se lo puede encontrar en parques, jardines y cementerios, ya que no teme mucho a la presencia del ser humano.

No obstante, de acuerdo con un artículo publicado en la revista científica Animals, aquellos animales que viven fuera de la ruralidad se ven fuertemente afectados por el cambio climático. Y es que, al aumentar la temperatura del medio ambiente, el número de polluelos que nacen se ve reducido. Por otro lado, no es considerada un ave migratoria, pues permanece toda su vida en un solo lugar, el cual defiende con agresividad ante cualquier invasor.

Strix aluco.

Alimentación

Como se describía anteriormente, el cárabo común es un ave altamente especializada para la caza. Sale en busca de sus presas en la noche, las cuales ubica con su prodigiosa visión y audición. Una vez identifica a sus víctimas, esta ave se abalanza rápida y silenciosamente sobre ellas, por lo que no tienen tiempo de escapar.

Se alimenta principalmente de roedores, conejos e incluso de otras aves más de menor tamaño como patos y búhos pequeños.

Reproducción del cárabo común

Tanto el macho como la hembra alcanzan la madurez sexual al año de edad, momento en el que se unen para formar una relación que perdura toda la vida. Al ser un animal monógamo, solo se reproduce con su pareja e inician su apareamiento en los primeros meses del año. Particularmente, el cárabo no suele construir nidos, sino que utiliza grietas en las rocas, viejos edificios o huecos en los árboles para la puesta de los huevos.

La hembra suele colocar de 3 a 4 huevos por puesta, con intervalos de 48 horas por cada unidad. Son empollados durante 30 días por su madre, mientras que el macho se encarga de proveer el alimento. Una vez nacen, las crías tardan en desarrollarse por completo unos 40 días. Sin embargo, siguen dependiendo de sus padres por tres meses más, ya que no cuentan con la capacidad de cazar por su propia cuenta.

Finalmente, para los últimos meses del año, los jóvenes cárabos abandonan su hogar en busca de nuevos territorios. La expectativa de esta ave rapaz en la vida salvaje es de unos 5 años, mientras que en cautiverio puede llegar a más de 20.

Transmisor de enfermedades

Según un estudio científico publicado en la revista Animals, en el que se analizaron varias aves de presa con el objetivo de identificar un tipo de Circovirus, el cárabo común fue la única especie en dar positivo a los exámenes. De acuerdo con los científicos, esta ave puede ser un potencial transmisor de una enfermedad que causa inmunosupresión en una gran variedad de animales.

De igual manera, otra investigación compartida en la revista Annals of agricultural and environmental medicine, planteó que el cárabo puede ser un importante diseminador de enterobacterias que afectan al ser humano.

Te podría interesar…