Cómo actuar si nos encontramos una tórtola o una paloma - Diario CR
28 de enero de 2023
Cómo actuar si nos encontramos una tórtola o una paloma
Cómo actuar si nos encontramos una tórtola o una paloma
Animales

Cómo actuar si nos encontramos una tórtola o una paloma


Ayudar a una paloma o una tórtola herida o desorientada no es tan sencillo como se piensa. Existen varios puntos que debes tomar en cuenta antes de actuar. Conócelos aquí.

Cómo actuar si nos encontramos una tórtola o una paloma

Última actualización: 19 enero, 2023

Las aves silvestres son susceptibles de sufrir un trauma o una lesión leve que las desoriente y las haga actuar extraño. Esto podría ocasionar que dejen de evadir a las personas y a sus depredadores, lo que las pone en un gran riesgo a largo plazo. Aunque es normal querer ayudar a una paloma o una tórtola si la encontramos en esta situación, se debe ser cuidadoso y cauteloso en el proceso para no lastimarla más.

Es importante recalcar que el intentar auxiliar a un ave silvestre no significa convertirla en una mascota, sino en proporcionarle todo lo necesario para que recupere su salud. Por ello, se debe ser consciente que el proceso será temporal y que en algún momento se le deberá dejar en libertad. Sigue leyendo este espacio y descubre cómo se debe actuar si se encuentra a una paloma o a una tórtola herida o desorientada.

¿Cómo sé si la paloma o la tórtola está lastimada o desorientada?

La mayoría de las especies silvestres tienden a evitar el contacto con las personas porque los perciben como una amenaza. Por ello, si este comportamiento natural no es evidente en el ejemplar, lo más probable es que tenga un problema serio que le impida realizarlo.

Esto significa que una paloma o una tórtola sana huirá cuando te acerques demasiado, pero si está lastimada o desorientada, se dejará tocar y hasta capturar. Por supuesto, es posible que intente poner resistencia por medio de picotazos, aunque depende de qué tan débil se encuentre en ese instante.

¿Qué debo hacer si quiero ayudar a una paloma o una tórtola?

Por lo regular, se recomienda evitar ayudar a una paloma o una tórtola lesionada o desorientada a menos que se encuentre en peligro inminente. Esto previene que sus lesiones empeoren por un mal manejo (manipulación) e impide que se le cause estrés innecesario.

Antes de actuar, se debe tener en mente que las especies silvestres no están adaptadas a convivir con los humanos. En consecuencia, el hecho de capturarlas sin cuidado podría ocasionarle una impresión tan fuerte que perjudique su salud. Esta es la razón por la que se sugiere seguir los siguientes consejos para aumentar la probabilidad de salvar al ave.

1. Vigila por unos momentos al ave para confirmar que está lesionada

No es extraño que algunas aves urbanas se desorienten de manera temporal por un shock térmico o por cambios en el clima. Esto no supone un gran riesgo para su vida, pero podría ocasionar que se comporte un poco extraño durante algunos momentos. Dicha condición puede durar más de 1 hora, así que en la medida de lo posible siempre es bueno esperar este tiempo antes de realizar cualquier acción.

2. Llamar a los especialistas en rescate de fauna

En varios países existen fundaciones, asociaciones u organismos gubernamentales que se encargan de rescatar fauna silvestre. Dichos grupos suelen conformarse por biólogos o veterinarios que saben cómo atrapar y diagnosticar a un ave sin lastimarla. Además, cuentan con los medios y los recursos para someterla a rehabilitación y después reintegrarla a su hábitat natural.

Si durante tus paseos te encuentras un ave desorientada, tu primera opción siempre debe ser llamar a los especialistas en rescate de fauna. Mientras ellos llegan, no te acerques al ejemplar ni trates de capturarlo a menos que su vida corra riesgo, ya que esto solo perjudicará su situación. Es mejor vigilarlo de lejos para ofrecer toda la información posible al grupo de rescate.

3. Vigila los alrededores en busca de posibles depredadores

En cuanto reconozcas a la paloma o a la tórtola que actúa de forma desorientada, debes intentar mirar los alrededores en busca de peligros potenciales para ella. Esto servirá para saber si debes actuar de inmediato o aún puedes esperar a que llegue el grupo de rescate.

Los peligros más frecuentes en las ciudades son los perros, los gatos, las bicicletas, los coches y los transeúntes. Sin embargo, trata de anticipar los peores escenarios, ya que solo así podrás intuir si es necesario que actúes de inmediato o no.

4. Captura al ave con mucho cuidado y llévala al veterinario (en caso de emergencia)

Si el ave corre peligro o no logras contactar a un grupo de rescate, tendrás que actuar con mucho cuidado para rescatarla. Para ello, necesitarás una bolsa de papel o un cartón para transportarla y seguir los siguientes pasos:

  1. Ubica al ave y acércate por detrás de ella.
  2. Muévete lento para evitar espantarla.
  3. Cuando estés muy cerca, atrápala con ambas manos para evitar que abra sus alas (no presiones demasiado su cuerpo).
  4. Colócala en una bolsa de papel amplia o dentro de un cartón y tapa cualquier entrada de luz (abre algunos agujeros para que respire si es necesario).
  5. Transpórtala con el menor movimiento posible y evita volver a tocarla a menos que sea necesario.
  6. Acude con el veterinario para su revisión.

En el momento que se llegue a la clínica, se deberá platicar con los veterinarios para que se reporte la situación a las autoridades competentes. Lo más probable es que el ave se consigne a alguna asociación especializada en rescates para que se encargue de su rehabilitación y su reintroducción. Dichos procesos solo los pueden realizar los profesionales, por lo que la participación del ciudadano termina hasta este punto.

Cosas que debes tener en cuenta cuando intentas rescatar a una tórtola o a una paloma

Antes de intentar rescatar a una tórtola o a una paloma, se deben considerar varios puntos que no siempre son obvios para la población. Los más importantes son los siguientes:

  1. El objetivo de rescatar a un ave no es convertirla en mascota: los rescates de fauna tienen el objetivo de curar al ejemplar y después reintroducirlo a su hábitat.
  2. No puedes cuidarla, rehabilitarla ni reintroducirla por tu cuenta: aunque suene simple, el proceso debe llevarse a cabo con técnicas específicas y mucho cuidado para asegurar de que el ave pueda valerse por sí misma y no sufra secuelas de su lesión.
  3. No en todas las asociaciones tienen la facultad de rescatar tórtolas o palomas: es posible que suene mal, pero en muchos países se perciben a estas aves como plagas peligrosas para la salud humana. Por ello, es posible que te nieguen el apoyo o propongan incluso la eutanasia del ejemplar.
  4. Está bien si no puedes ayudar: a pesar de que se tengan las mejores intenciones de ayudar, si no te es posible por tiempo, dinero o espacio, mejor continúa tu camino. Ten en cuenta que hacerlo rápido o sin el apoyo de especialistas solo agravará la situación, así que considera bien tus posibilidades.

Como te puedes dar cuenta, rescatar, cuidar y rehabilitar a una paloma o una tórtola herida o desorientada no es tan sencillo como podría parecer. Por esta razón, siempre es más recomendable dejar que lo hagan los profesionales. Solo ellos están capacitados para valorar la condición del ejemplar y ofrecerle las atenciones que requiere.