Colibrí garganta rubí: características, hábitat y alimentación - Diario CR
30 de septiembre de 2023
Colibrí garganta rubí: características, hábitat y alimentación
Colibrí garganta rubí: características, hábitat y alimentación
Animales

Colibrí garganta rubí: características, hábitat y alimentación


El colibrí garganta rubí es una diminuta y colorida ave que sorprende con su brillante plumaje y su agilidad en el vuelo. ¡Conoce su hábitat natural en las exuberantes selvas tropicales y cómo se alimenta del néctar de las flores!

Última actualización: 12 septiembre, 2023

El colibrí de garganta roja (Archilochus colubris) es una de las aves más pequeñas del mundo. Mide entre 3 a 4 pulgadas de largo y pesa entre 0,07 y 0,21 onzas. Tiene un pico largo y delgado, así como una lengua larga y enrollada.

Su plumaje es de color verde brillante en la espalda y la cola, mientras que el pecho es blanco o grisáceo. Los machos tienen una garganta roja brillante. En cambio, las hembras la tienen blanca o grisácea.

Este pequeño colibrí es capaz de volar a velocidades de hasta 80 kilómetros por hora y batir sus alas 53 veces por segundo. Gracias a esto, puede mantenerse inmóvil en el aire y cambiar de dirección con gran agilidad. Explora en el siguiente contenido el hábitat, la dieta, el ritual de cortejo y la reproducción de esta joya alada con su encanto natural.

Hábitat de Archilochus colubris

El hábitat natural del colibrí garganta rubí abarca una amplia gama de regiones, desde el sur de Alaska, hasta gran parte de América del Norte. Incluso, llega hasta América Central y algunas zonas del Caribe. Prefiere los entornos donde puede encontrar abundancia de flores y lugares para anidar, como los siguientes:

  • Bosques
  • Jardines
  • Selvas tropicales
  • Áreas de vegetación densa

Estas pequeñas aves son conocidas por sus largas migraciones. Algunas poblaciones viajan durante la temporada de invierno hacia el sur, en busca de climas más cálidos y fuentes de alimentación. Esta migración es una verdadera hazaña, si se considera el tamaño diminuto de estas aves, en comparación con la distancia que deben recorrer.

De hecho, estas suelen ganar hasta el doble de su peso antes de partir.

¿Qué come el colibrí de garganta roja?

Colibrí garganta rubí alimentándose del néctar de la flor petunia.
Archilochus colubris se alimenta del néctar de las flores, los insectos pequeños y la savia de los árboles. Crédito: MattCuda/iStockphoto.

El colibrí de garganta roja revolotea en jardines repletos de flores. Su dieta se basa en néctar y savia, convirtiéndose en un importante polinizador para muchas plantas, durante su búsqueda de alimento floral.

A pesar de ser, en su mayoría, nectarívoros, estas aves también son omnívoras. En ocasiones, se alimentan de insectos y arañas. Un colibrí garganta rubí adulto puede consumir el doble de su peso corporal en alimento diario. Esto es vital para mantener su rápido aleteo y sus movimientos enérgicos, que son impulsados ​​por su eficiente metabolismo.

Se alimenta de las flores mientras revolotea, al extender su pico y su larga lengua hacia el centro de la flor. En los comederos, puede optar por flotar en el aire o posarse. Cuando busca atrapar insectos pequeños, suele volar a capturarlos o flotar para arrancarlos del follaje.

Algunas veces, toma insectos de las telas de araña e, incluso, a las propias arañas.

De acuerdo con un estudio publicado por la Universidad de Michigan, estas aves defienden su territorio según la disponibilidad de su fuente de alimento. Los machos suelen mostrar una mayor agresividad que las hembras, ya que se encargan de ahuyentar a cualquier intruso que se acerque a su área de dominio, como método de protección.



Cortejo y reproducción

Durante el cortejo, el macho del colibrí garganta rubí realiza una exhibición de vuelo en forma de «U» frente a la hembra y emite un zumbido característico en cada inmersión. También realiza pases cortos de zumbidos, mientras la hembra permanece posada.

Por lo general, el lugar elegido para construir el nido es un árbol o arbusto grande, ubicado a una altura de 5 a 50 pies sobre el suelo, con preferencia por alturas de 10 a 20 pies.

El nido suele colocarse en una rama horizontal o en una que desciende del árbol, pero siempre protegido por una densa cobertura vegetal. Su construcción es una tarea a cargo de la hembra. Consiste en una taza compacta elaborada con los siguientes materiales:

  • Hierbas
  • Telas de araña
  • Fibras vegetales

A su vez, esta estructura se forra con plumón vegetal para brindar comodidad a los futuros polluelos. Además, el exterior del nido se camufla con líquenes y hojas muertas para evitar ser detectado con facilidad.

Cuando el colibrí de garganta roja de reproduce, la hembra es la responsable de alimentar a los jóvenes. A medida que se produce su crecimiento, el nido se adapta para disponer de suficiente espacio hasta que los pequeños realizan su primer vuelo, entre los 20-22 días de vida.

Por lo general, la hembra tiene entre 1 y 2 crías al año. En ocasiones, incluso 3. Es notable que mientras alimenta a las crías en el primer nido, la hembra puede empezar a construir el segundo.



Conservación del colibrí garganta rubí

Colibrí garganta rubí extiende sus alas durante el vuelo.
Según la Animal Diversity Web, el colibrí de garganta roja es una especie diurna y solitaria. Crédito: Carolina Birdman/iStockphoto.

Aunque el colibrí garganta rubí es encantador, también enfrenta desafíos en términos de conservación. La deforestación y el desarrollo humano han llevado a la pérdida de su hábitat. Además, la reducción de fuentes de alimento representa una amenaza para esta especie.

De igual forma, la presencia de pesticidas y otros productos químicos tóxicos pueden tener un impacto negativo en su salud y bienestar. Es crucial abordar estos problemas para asegurar la supervivencia y protección de esta ave.

Según el portal Animal Diversity Web, los coleccionistas cazaron a esta especie en el siglo XIX. A pesar de esto, nunca estuvo amenazada de grave riesgo. Se estima que en el mundo hay 7 300 000 ejemplares.

Existen algunas formas de ayudar a esta especie desde casa. A continuación, te enseñaremos algunas de ellas:

  • Plantar flores que les gusten, como la madreselva, la petunia y el geranio.
  • Poner un comedero para colibríes en tu jardín. Debe tener agua dulce y néctar de flores.
  • Mantener tu jardín libre de pesticidas y herbicidas.
  • Proporcionar un lugar protegido para que los colibríes aniden, como un hueco de árbol, un arbusto o una caja nido.

Conectar con la naturaleza

La presencia del colibrí de garganta roja en nuestros jardines y hábitats naturales es un recordatorio de la importancia de proteger y preservar la diversidad de especies en nuestro planeta. Observar a estas pequeñas aves es una experiencia única y especial que nos conecta con la maravilla de la naturaleza y nos inspira a respetar nuestro entorno natural.

Te podría interesar…